Articles:
1. Da Vinci Code... Da' Bru Ha Ha

2. IgniteforGod - Free music

3. Ricardo's story 

4. Claudio's story

5. God/your story English | Spanish

6. Claudia's story English | Spanish
7. Luz Ma's story English | Spanish
8. Michelle Bonilla - Free music

9. Story by Carlos

Videos

1.  Dreams, Success & Family

             dial up | high speed
2.  Passion - En Espaol.
             dial up | high speed


Windows Media- Windows and Mac OS

 

Claudia's story

Mi nombre es Claudia Carolina Huerta. Recién obtuve mi licenciatura en Artes de la Escritura y la Traducción de La Universidad de Tejas en El Paso. Siempre he pensado que me comunico mejor a través de la palabra escrita y es por esta razón que escribo las siguientes líneas con el deseo de que les sirvan para incrementar su amor en Dios y el amor hacia los demás.   

Una de las experiencias más memorables e importantes que tuve durante mis años de colegio fue descubrir que era posible conocer a Jesucristo de una manera personal, tal y como se le conoce a un amigo. Como resultado de mi conocimiento sobre la iglesia y la religión, había formado en mi mente distintas ideas acerca de Dios y de su Hijo Jesucristo.  La mayoría de estas ideas formaban una imagen en mi mente de un Dios distante, exigente e incapaz de perdonar. Vivía atemorizada de la ira de Dios, pensando que debía ser siempre una buena persona si no nunca disfrutaría de la presencia de Dios en el cielo. De hecho, pensaba que era mi responsabilidad ganarme el amor de Dios y por lo tanto la vida eterna. Es por eso que al darme cuenta de lo poderoso que era el pecado, temía nunca poder llegar a

Mis dudas y preocupaciones se disiparon cuando conocí a varias personas, las cuales tenían una relación personal con Jesucristo y decidieron compartieron el amor de Dios conmigo. Por medio de estas personas, aprendí que Dios me amaba y que era tan grande su amor que mandó a su único hijo a morir en la cruz por mis pecados. Por consecuencia, si creía en él sería salva; es decir podría gozar de la vida eterna, no por mis propios méritos sino por medio del inmenso amor de Dios. Finalmente me sentí libre (no libre en el sentido de que podía hacer lo que yo quisiera) pero libre en el sentido de que Dios me había dado la libertad de escoger a Cristo como mi salvador. Al aceptar a Cristo como mi Dios y salvador, me di cuenta del gran papel que él debía desempeñar en mi vida. Deje de verlo como un Dios distante e implacable y más como un ser bondadoso y verdadero.

El conocer a Cristo de una manera más personal no cambió mi vida radicalmente. No existían malos hábitos ni cosas serias que corregir; sin embargo, mi manera de pensar cambió muchísimo. Dios moldeó mi personalidad y mi actitud, ayudándome a ser una persona más positiva y alegre, especialmente al enfrentar problemas en mi vida. Además, me ayudó a tener más confianza en mi misma y me enseñó que la vida sería más fácil de sobrellevar siempre y cuando lo tuviera a él en mi corazón.

Hoy, Jesucristo sigue teniendo una gran importancia en mi vida y estoy muy agradecida por todas las bendiciones que me ha dado. Recién estuve involucrada en un accidente automovilístico, el cual pudo haber sido mucho peor si no fuera por él. Me siento tan afortunada de haber conocido gente como la que conocí en el colegio, quienes sentían tanto amor por él que decidieron comunicárselo a los demás. Si no fuera por ellos, yo creo que nunca hubiera sabido que el Dios del cual había leído y escuchado tanto es tan real y verdadero como cualquier persona en este mundo. Él me ama incondicionalmente, tal y como soy, porque él me creó tal y como soy. Él hace que me sienta segura de mi misma y tengo la certeza de que todo saldrá bien, sentimientos que no tan fácilmente se desvanecerán.           
            
top of page
homepage